Poemas para una huelga general

Eduardo Gonzalez Cuartango

Tras la Huelga General

Y ¿qué…? después de mañana
qué pasará si no ceden
qué hacer, si ellos no quieren,
si no les diera la gana
y siguen con su alemana,
la gurú de sus finanzas,
la que a todos nos gobierna,
mas … con nosotros no alterna
y tan solo quiere alianzas.

Que sepan estos señores
que este pueblo no se vende
que distingue y bien comprende
que intereses superiores
defendéis de mil amores
pues … andaros con cuidado,
que algún rey ha claudicado
al enfrentarse a este pueblo,
yo con el pueblo no reblo1
que estoy bien acompañado.

Si echamos a los franceses,
que quisieron gobernarnos,
no habremos de acobardarnos
en defender intereses
que vosotros, descorteses,
pretendéis arrebatarnos
¡cuidaros de mosquearnos!
no vayáis a ser tratados
como los afrancesados.
¡Procurad bien gobernarnos!

1- 1ª persona singular del verbo reblar1.
(Del lat. *revirāre).
1. intr. retroceder.

Inconformismo

Palabras que se cruzan en mi mente
ideas que se mezclan, como gases,
imágenes que yo, tan solo, veo,
actores y actrices de mis desfases
que plasmados en la obra de un demente
salen a la luz, cuando los aireo,
y en ocasiones creo
que soy privilegiado:
los locos, a mi lado,
no tienen la manera de expresarse
ni la capacidad para enfadarse,
de hacerlo por motivos oportunos,
tienen que conformarse
y nunca parecer inoportunos.

Los tienen dominados con la droga
la que les produce su conformismo,
están domesticados sin remedio,
sin saber demostrar su inconformismo
atados por los años con la soga
de una hipoteca que produce tedio.
Por la calle de en medio
seguro tiraría
si alguna lotería…
el sueño del que vive del trabajo
y juega sin saber que hay por debajo
pues ahí tan solo gana el estado,
entonces vuelve al tajo
intuyendo que alguno le ha engañado.

Mentira tras mentira vas tragando
te tragas hasta ruedas de molino,
creyendo que todo tienes perdido
no piensas en buscar otro camino
crees que tu futuro está marcado,
que lo marca quien por ti ha decidido;
y vives oprimido
te olvidas de ti mismo
inmerso en consumismo
perdiendo la batalla, sin lucharla,
perdiendo dignidad, al olvidarla,
perdiste el sentido de la justicia
-y no por derrocharla-
tan solo por caer en la avaricia.

 

Lobos y corderos
(gobierno y ciudadanos)

Aquellos que nos guían y deciden
y a los cuales llamamos gobernantes,
te atacan como jauría de lobos;
por más que los acuses de corruptos
no dejarán de llevarse el dinero
y nos manejarán como a corderos;

si del rebaño somos los corderos,
que nunca tienen voz, nada deciden,
y menos en cuestiones de dinero.
Son muy tunantes nuestros gobernantes
la mayoría son unos corruptos
grandes depredadores, como lobos.

Sabiendo que actúan como los lobos
¿por qué no nos unimos los corderos
y echamos del gobierno a esos corruptos?
sin permitir que nuca más decidan,
por ser unos malvados gobernantes
que solo quieren llevarse el dinero.

Y si ellos se llevan nuestro dinero
se protegerán igual que los lobos,
aprovechando que son gobernantes
dictarán leyes contra los corderos
abusan de que ellos nuncadeciden
favoreciendo a futuros corruptos.

Deshagámonos de tales corruptos
luchemos, defendamos el dinero
seamos nosotros los que deciden
sin sufrir más tropelías de lobos
¡dejemos de una vez de ser corderos!
y sacudámonos de gobernantes.

¿Para qué queremos a gobernantes
que son descaradamente corruptos?
solo para abusar de los corderos
y dejarlos sin nada de dinero.
¡Hagamos batidas contra los lobos!
que nunca más sean quienes deciden

Deciden por ti unos gobernantes
corruptos y vendidos al dinero,
lobos son, disfrazados de corderos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s