«Si Nuclenor pide ahora una prórroga, ¿la pedirá hasta el año 2019 o hasta 2023?»

Gara

Alberto Frías
Portavoz de la Plataforma Araba sin Garoña

Hace diez años se puso en marcha la iniciativa Araba sin Garoña, formada por treinta colectivos diferentes y que tiene como objetivo final el cierre definitivo de la central nuclear burgalesa. Al frente de la misma se encuentra Alberto Frías, militante ecologista con años de experiencia y buen conocedor de todos los entresijos del proceso que ha derivado en la actual decisión del Gobierno de Rajoy.

Ion SALGADO | GASTEIZ

«La situación es surrealista». Alberto Frías, portavoz de la plataforma Araba Sin Garoña, muestra su asombro ante las últimas noticias vinculadas a la posible continuidad de la central burgalesa. Sentado en su despacho, reflexiona sobre un auténtico mantel de folios. El cambio de poder en La Moncloa ha abierto la puerta a la prórroga. Una opción marcada por el silencio de la empresa propietaria. «Nuclenor no ha dicho ni una palabra. Si ahora Nuclenor pide una prórroga sobre su actividad, ¿la pedirá hasta 2019 o la solicitará por un periodo de diez años, hasta 2023?», se pregunta.

Se habla de una posible prórroga. Sin embargo, la empresa no ha movido ficha. ¿Qué pasos debe dar Nuclenor para solicitar una nueva licencia?

Según el dictamen del CSN, antes del 3 de julio Nuclenor debería acreditar que ha cumplido las reformas que le exigió acometer el propio CSN en 2009. Eso quiere decir que el Consejo no ha mirado durante estos tres años si Garoña ha cumplido, o no, las condiciones para operar hasta el 2013. Y luego, antes del 6 de setiembre, deberá demostrar que la planta cumple todas las condiciones fijadas para que la misma pueda operar hasta 2019. Si hasta la fecha no han acometido ni el 25% de las reformas, ¿que han estado haciendo hasta ahora? Nada.

Una vez cumplidos los requisitos, el sistema para pedir la prórroga es el siguiente: Nuclenor le solicita al Ministerio de Industria la prórroga, y este tiene que pedir un informe al CSN, un documento que es obligatorio pero no vinculante. Eso quiere decir que, aunque el CSN dé el visto bueno a la planta, el Gobierno puede rechazar su continuidad.

¿Eso fue lo que ocurrió en el año 2009?

Sí. En 2009 la Orden Ministerial decidió darle una prórroga hasta 2013 y Nuclenor presentó un recurso ante el Tribunal Supremo porque el CSN avalaba la continuidad de la planta hasta 2019. Sin embargo, el Supremo reconoció que el Gobierno puede cerrar una central nuclear cuando le dé la gana.

Ahora Nuclenor puede solicitar una prórroga de seis años. Para ello deberá acometer las reformas previstas para 2013, tendrá que cambiar todo el sistema de cableado, construir un edificio de contención para los trabajadores y solventar los defectos encontrados en las pruebas de resistencia.

El Gobierno español se ha amparado en criterios económicos para justificar la continuidad de la planta. ¿Es una excusa o existe una necesidad económica real?

El Ejecutivo habla del precio de la luz, pero no dicen que en el año 2010 dicho precio subió un 11% de media. Ese año Iberdrola tuvo los mayores beneficios de su historia [2.870 millones de euros], y Endesa ingresó 4.129 millones. Si los propietarios están ganando más que antes, ¿cómo ha podido subir el recibo de la luz un 11%?

El precio de la luz lo marca la energía generada por las centrales de gas de ciclo combinado, las más caras. Se aplica la formula «utilidad marginal igual a precio marginal». La última unidad de energía que entra en el sistema es la que marca el precio. La energía nuclear se oferta a cero euros, pero se cobra al precio de la última unidad.

También se ha puesto como excusa la dependencia energética. ¿Cuanta electricidad genera Garoña?

Con sus 466 megavatios, Garoña no llega al 1% de la energía que se genera en el Estado. Desde hace cuatro años el sistema energético español es exportador neto. El saldo exportador del Estado español es favorable. El Estado, en estos momentos, está exportando mucha más energía de la que importa. Según el informe de Red Eléctrica de España, el Estado exporta energía a Portugal, Marruecos, Andorra y Francia.

El argumento de la dependencia es una mentira. En estos momentos hay mucha más oferta energética que demanda energética. La capacidad productiva es infinitamente superior al gasto, máximo cuando se planteó un crecimiento del 4% en la demanda y finalmente se ha producido un decrecimiento.

En el caso de que finalmente la prórroga salga adelante, ¿se podría interponer un recurso legal contra la misma?

La única posibilidad sería ir a la Comisión Europea para decir que el CSN está incumpliendo los parámetros de exigencia en la revisión de la central nuclear. No cabe recurso de otro tipo.

Con la vía legal bloqueada, ¿qué respuesta dará ahora Araba sin Garoña?

La voluntad de los colectivos presentes en la agrupación pasa por dar una respuesta contundente. En un periodo de un mes queremos dar una respuesta contundente que refleje a toda la sociedad alavesa, que ya se ha expresado, y, en torno a eso, pedir a los partidos políticos que hagan sus deberes.

¿Van a participar en la concentración de hoy en Bilbo?

No. Araba sin Garoña está ligada a Araba. En Bizkaia tenían que haberse movido hace mucho tiempo. Luego, si tenemos que gestionar alguna cosa de manera conjunta, se gestionará.

Ha citado a los partidos. Dos dirigentes del PP alavés afirman que se puede utilizar la Asamblea de Kutxabank para cerrar Garoña. ¿Es viable esta opción?

Eso de colocar el balón en otro tejado es un gesto miserable en términos políticos. Su renuncia [en referencia a Javier de Andrés] a representar a la ciudadanía alavesa la reproduce en el Consejo de Administración de Caja Vital. Una entidad que cuenta con el uno por cien mil de las acciones de Iberdrola. Es absolutamente irrelevante.

La idea del diputado general es un juego de niños para desviar la atención. Cuando la agrupación Araba sin Garoña señala luna, el señor Javier de Andrés mira al dedo. La opción de Kutxabank no supone una respuesta, supone huir de la respuesta, supone no asumir su responsabilidad como diputado general y trasladarla a un ámbito donde no tiene recorrido.

De todos modos, el gran responsable político de que siga abierta la planta nuclear de Garoña es el PSOE y el corresponsable directo es el PNV, que aprobó con sus votos [junto con los de CiU] la Ley de Economía Sostenible, una norma que posibilita que se alargue más de cuarenta años la vida útil de las centrales nucleares. En Araba existen corresponsabilidades políticas.

El alcalde de Gasteiz, Javier Maroto, se ha pronunciado contra la central. ¿Cree que el primer edil de la capital alavesa juega a dos bandas?

Sí, porque las declaraciones de Maroto van en contra de la lógica política. Si mi partido hace expresamente lo contrario a lo que quiere la mayor parte de la ciudadanía a la que supuestamente represento, ya sea una ciudad o un territorio en el caso de Javier de Andrés, hay una fractura de lógicas. O me debo a un partido o me convierto en independiente. Hay una fractura clara.

Pero además, es poco comprensible que en el año de la Capitalidad Verde Europea nos encontremos con una planta energética gemela a la de Fuku-shima junto a la muga del territorio. No parece muy de recibo ir lanzando mensajes de sostenibilidad con semejante monstruo del mesolítico a la vuelta de la esquina.

Bildu denuncia que el PP provoca «un riesgo inadmisible»

Bildu destaca que la decisión del PP de prorrogar la vida útil de Garoña supone «un riesgo inadmisible para el medio ambiente y la seguridad pública de millones de personas que residen en el entorno de riesgo en caso de accidente,» y recuerda que la siniestrada central de Fukushima (Japón) es gemela de la de Garoña.

Por ello, Bildu reclama al diputado general de Araba que convoque una marcha desde Gasteiz hasta la central para manifestar la oposición del herrialde a la prórroga y anuncia que hoy a las 11.30 acudirá a la protesta frente a la Torre Iberdrola de Bilbo.

El PNV atribuye ignorancia o mala fe a Oyarzábal

El PNV atribuye al «desconocimiento o la mala fe» las declaraciones del secretario general del PP de la CAV, Iñaki Oyarzábal, que le acusó de mantener un doble discurso sobre Garoña al pedir su cierre y tener representación en Kutxabank, uno de los propietarios de la central.

«Decir que el PNV manda en Iberdrola a través de Kutxabank, cuando la caja cuenta con una participación en Nuclenor que no llega al 3%, es desde todo punto de vista falso e irresponsable. Oyarzábal intenta, una vez más, acusar al PNV de una decisión que es responsabilidad única del PP», señaló Ramiro González, portavoz del PNV en Araba. No obstante, el dirigente del PP ratificó su tesis.

http://www.gara.net/paperezkoa/20120221/323489/es/Si-Nuclenor-pide-ahora-una-prorroga-la-pedira-hasta-ano-2019-o-hasta-2023

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s