Gregorio Garcia y el declive del sindicalismo oficial en Miranda

M.L.

Estos días Gregorio Garcia, que durante 15 años ha sido   de UGT en nuestra ciudad, se está prodigando en entrevistas tras anunciar su retirada. La última la ha realizado en el Diario de Mendez (oficialmente Diario de Burgos). En esta a pesar de resaltar la grave situación actual y la crisis que vive el sindicalismo oficial, no hay el menor atisbo de autocritica. Lo más sorprendente es que arremete contra la mayoría social mirandesa que rechazó la construcción de una Central Térmica, afirma que Estoy muy enfadado con Miranda a raíz del ‘no’ a la térmica en Montefibre. Ahí la ciudad se opuso a la creación de unos 40 ó 50 puestos de trabajo más después los que se originaran en la ciudad y continúa A raíz del referéndum de la térmica, yo dije que a Miranda no venía más industria. Estaría bien recordar los resultados del referéndum, ya que el 96% de los votantes se manifestaron en contra. En aquella ocasión el ridículo que hizo su sindicato fue espantoso, y su imagen cayo en picado a los ojos de los mirandeses, ahora pretende culpar a la población mirandesa, por la crisis industrial que está sufriendo, esto es cuanto menos patetico. Además delata la mentalidad desarrollista de Gregorío Garcia y su menesprecio por el medio ambiente, apostando por una empresa contaminante e ignorando la crisis medioambiental que estamos viviendo.

En vez de hacer autocritica, critica a los jóvenes que no se sindican, tal vez porque no vean en sindicatos como UGT, a nadie que defienda sus derechos, ya que estos han sido cómplices necesarios de la perdida de derechos que sufre la clase, de la que ahora parece alarmarse. No creo que muchos jóvenes tengan ganas de afiliarse a un sindicato que ha firmado entre otros acuerdos, el que retrasa la edad de jubilación hasta los 67 años.

Es también sorprendente como saca la cara al explotador Ginés Clemente, según el nos quejábamos de Ginés Clemente y ahora casi vamos a tener que darle la razón. Ha abusado en algunas situaciones pero está creando empleo. Que sea un explotador da igual mientras cree empleo, también da igual que despida a quien le venga en gana. Un ejemplo fue cuando despidió al delegado de la sección sindical de CNT en una de sus empresas, al que tuvo que readmitir tras perder varios juicios. En ese caso el papel de UGT quedó bien claro, ya que su delegado fue al juicio como testigo, pero no para defender a su compañero, sino para defender al empresario.

Más le valdría reflexionar el porque de que su sindicato y sus amigos de CCOO apenas consigan sacar 100 personas el primero de mayo, y el resto del año se dedican a poco más que hacer cursos subvencionados con los que llenarse los bolsillos. El proceso de deslegitimación de los sindicatos oficiales es algo que se ha dado a nivel estatal desde la transición, pero es especialmente sangrante en una ciudad como Miranda donde la clase obrera tuvo una gran fuerza. Gregorio Garcia se jubila tras haber echo una gran labor, por eso le estarán agradecidos el Estado y la patronal, pero no los obreros que han visto reducidos sus derechos con la complicidad necesaria de este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s