Fukushima, la hermana gemela que vino a aprender de Garoña

Burgos Dijital

El tiempo y las hemerotecas hacen quede tanto en tanto podamos confrontar la realidad con la propaganda, dejando a los que la generaron con el culo al aire.  En el caso del accidente nuclear de Japón y su relación con la polémica central de Garoña la cuestión llega a adquirir tintes que rozan el esperpento.

Hace ya unos meses que estamos asistiendo a una virulenta campaña orquestada para alargar el uso de la central nuclear de Garoña más allá de los 40 años previstos:  autobuses urbanos, anuncios en la radio, raps, etc.  Como era de esperar, la rancia prensa de Burgos subvencionada por Nuclenor tomó partido por la continuidad de la nuclear.
Hace 8 meses, como parte de la campaña pronueclar, llegaron a Burgos un grupo de directivos de la central japonesa Fukushima Daiichi, tristemente célebre en estos días.  El Diario de Burgos olió sangre y el 27 de junio de 2010 se podía leer en titulares que: “La hermana gemela de Japón venía a aprender de Garoña”. El periodista después de incidir en las semejanzas entre Garoña y el reactor 1 de Fukushima apunta que “mientras el gobierno español ha decidido cerrar las instalaciones del Valle de Tobalina…la unidad 1 de Fukushima cuenta con el beneplácito de su gobierno para mantenerse activa hasta los 60 años (2031)”.
En la noticia también se recogen declaraciones del director de mantenimiento  de la nuclear japonesa Takeyuki Inagaki, al que le deseamos que se encuentre a salvo.  Dice Takeyuki que su gobierno“está de acuerdo en que las centrales funcionen hasta que técnicamente sea posible”.  Takeyuki añade que “el único límite es el económico, el que se marquen las propias empresas cuando entiendan que sea más viable cerrar una planta que seguir invirtiendo en su actualización”. Es decir que la seguridad y el riesgo que asumimos todos está supeditado al beneficio empresarial.  Sería muy interesante que ha este respecto se manifestara de nuevo el señor Takeyuki o que se lo explique a los ciudadanos que están huyendo en desbandada de la zona siniestrada.  Japón se recuperará pronto de los efectos del maremoto; no ocurrirá lo mismo con los efectos del accidente nuclear.
Nuclenor y  la prensa burgalesa a quien ceba , continúan jugando con la seguridad de todos.  Al igual que Takeyuki,  en sus editoriales, siguen superponiendo el beneficio empresarial propio y de quien les paga a nuestra seguridad. Sus ganancias, nuestro riesgo,  nuestras catástrofes.  Lo que causa los desastres nucleares no son los terremotos sino  los errores de cálculo dopados por intereses económicos como queda en evidencia cuando vemos las declaraciones del desgraciado Takeyuki.  ¿Tendremos que esperar a un accidente genuino en Garoña para que se cierre como en el caso de su hermana gemela?  Desde Burgosdijital invitamos a José Ramón Torralbo, director de Garoña, a que devuelva la visita que le hicieron los nipones.  Es hora de ir a aprender la lección de la hermana gemela de Japón.

http://burgos-dijital.blogspot.com/2011/03/fukushima-la-hermana-gemela-que-vino.html?spref=fb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s