Carta abierta a Patricia Corral Páramo, redactora de Diario de Burgos

Modesto Agustí – Diario de Vurgos

Estimada Patricia:

La vida en la pequeña ciudad de provincias en la que ambos habitamos puede resultar en ocasiones aburrida, y sin embargo el tiempo se nos escapa de las manos. Menuda manera cursi de empezar una carta que se dice abierta, pensarás, quizás sea la falta de práctica ya que a diferencia de nuestro excelentísimo alcalde, no acostumbro a hacer público mi correo.

En Burgos, como tantas otras ciudades, el tiempo pasa y no se detiene. Hace ya algunos años que me hubiese gustado hacerte llegar esta carta, casi desde el primer momento en el que nos conocimos, si bien no  personalmente, al menos desde que a través de las páginas de Diario de Burgos comenzaste a escribir sobre las actividades que los anarquistas y otros movimientos contestatarios desarrollan en Burgos. Si te soy sincero, a pesar de todo este tiempo yo aún no he sido capaz de poner cara a tus escritos. Es posible que no te suceda lo mismo, y eso a pesar de los  pseudónimos, me constan tus contactos en Comisaría y lo cierto es que yo no he cambiado mucho desde la última ficha.

Y sin embargo todo este tiempo ha sido necesario, ha sido fundamental para ir madurando los pensamientos que tus crónicas me han generado. Y ya que la cosa va de sincerarse, empecemos por hacerlo. He de reconocer que desde esta web en muchas ocasiones no he sido justo contigo, en primer lugar por hacerte merecedora en exclusiva de las diatribas cáusticas que mi modesta pluma de aficionado, sin parangón con la tuya, producía. En no pocas ocasiones he citado tu nombre y apellidos como los responsables periodísticos de la criminalización y persecución política en nuestra ciudad, pero en loor de la verdad esas afirmaciones habría que hacerlas extensivas a todos los componentes de la redacción del diario propiedad de Méndez Pozo.

No es justo por lo tanto hacerte única responsable de la difusión del pensamiento único, ni de ser en exclusiva “la caja de resonancia de la represión policial en Burgos”. Es una responsabilidad compartida, aunque tú seas en ocasiones la pluma más mediática.

¿Por qué entonces está fijación, estimada Patricia? Tienes que reconocer, permíteme el tuteo, que de la factoría de tus iniciales P.C.P. han surgido algunas de las crónicas más insidiosas y exentas de esa pretendida objetividad periodística de la que se vanagloria el medio en el que escribes, que se han podido leer durante años en Burgos. Tanto es así que en varías ocasiones he llegado a pensar que venían redactadas directamente por la Brigada de Información, cuerpo policial que, como de sobra sabes, se dedica a la represión de los movimientos políticos contestatarios. Incluso con fina ironía, al menos eso pretendía, he especulado con tu posible relación contractual con dicho cuerpo policial, y eso no es justo. Tu nómina la paga el señor Méndez Pozo, y no el Inspector Jefe, las cosas como son,  pero tendrás que reconocer que en más de una ocasión, este u otro señor, han sido la única fuente de tus artículos.

Claro, como buena ciudadana de orden pensarás que la poli siempre tiene razón, pero el código deontológico de los que profesan tu oficio dice que existe una cosa que se llama “presunción de inocencia”, aplicable incluso a ciudades como Burgos.

Para no extenderme demasiado lo más práctico sea centrarnos en algunos de los acontecimientos que han sacudido a la opinión pública de nuestra ciudad. Sin ir más lejos, el pasado 26 de diciembre de 2010 un joven era brutalmente agredido en las Llanas quedando posteriormente en un estado de coma del que aún no ha despertado. Inmediatamente después el medio en el que escribes se apresuró a culpar de la autoría de la agresión a un colectivo antifascista de sobra conocido, unos chavales que no son hermanitas de la caridad, pero que hasta el momento nadie, aún a costa de machaconamente repetirlo, ha podido desmostar su vinculación con los hechos. Ya lo he dicho públicamente en otros lugares y lo repito aquí en DV: reto públicamente a cualquiera a que demuestre que Resaca Castellana tiene alguna relación con la agresión a Sergio Izquierdo.

¿A qué oscuras razones se debe que desde Diario de Burgos se repitiera insistentemente lo contrario? Lo triste en esta cuestión es que se ha querido aprovechar con fines políticos la dramática situación de un joven que aún continúa en estado de coma para galvanizar a la opinión pública burgalesa a la aceptación de una medida: la imposición de la video-vigilancia, medida que, como se ha demostrado, estadísticamente  no disminuye el número de delitos sino que aumenta el control sobre la población. Una situación que desde años se ha convertido en un contencioso entre el ayuntamiento de Burgos y la Subdelegación del Gobierno y que el triste caso de Sergio Izquierdo ha sido utilizado por el ayuntamiento de Burgos como medida alarmista para imponer su criterio. En este teatro era necesaria una cabeza de turco sobre la que descargar la acusación, y el medio en el que escribes se presto gustoso a ello mientras pudo.

Si nos retrotraemos algo más en el tiempo me viene a la memoria aquel  23 de septiembre de 2009 en el que, querida Patricia, tus iniciales firmaron uno de los artículos más controvertidos que se hayan visto en los últimos tiempos en Burgos. Con el mordaz estilo que te caracteriza, alertaba a la población burgalesa de la peligrosidad de los “violentos anarquistas” que habían convertido Burgos en algo así como en su particular guarida. Con datos extraídos de la Memoria de la Fiscalía General del Estado condimentabas un artículo en el que ETA, okupas y anarco-insurreccionalistas se convertían en una ensalada que se le atragantaba al más pintado donde aportabas incluso el nombre y  apellidos de un compañero que se había visto inmerso en un proceso represivo y la Audiencia Nacional lo había declarado en busca y captura. De lo que jamás te he oído hablar es que tras varios años ese mismo tribunal especial ha tenido que absolver a dicho compañero por falta de pruebas, pero eso no es noticia, a fin de cuentas no sirve para difundir el mensaje de mayor control y represión del que Diario de Burgos es su principal vocero.

De sobra sabes que hay más, pero no es mi intención fatigarte, ni a ti ni al resto de lectores. La vida está llena de encrucijadas y cuando elegimos un camino se cierran las otras puertas. Aunque fonéticamente suenen igual , ambos hemos tomado senderos diferentes y algo me dice que seguiremos encontrándonos.

Atentamente.

http://diariodevurgos.com/dvwps/carta-abierta-a-patricia-corral-paramo-redactora-de-diario-de-burgos.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s